22/4/10

cuerpo revolucionado


Raíces que laten
detrás del muro-tierra.
Paren a un hijo,
por su boca
un sueño florece.
Un subsuelo.
Raíces que laten.
Hay algo que no abandona su persistir.
Hay un hilo que el hijo envuelve detrás de un anciano.
El deseo no abandonó al deseo.
El hijo muerde la herida,
La lucha, la sangre,
Lo que fue
Muerde también lo que no fueron
entre los hilos.
Está ahí,
casi quieto
casi monótono,
Quedándose con el deseo
pasado de mano en mano.
El hijo vuelve al combate del anciano.
Hay algo que no cesa de moverse entre los agujeros
la memoria no estalla
sucumbe como una serpiente silenciosa
Zigzagueando los hilos
Arrastrando por la arena al deseo
Manipulando el cuerpo.
El hijo parece escuchar el lamento del anciano
El hijo parte,
Quiebra los hilos,
Escucha al río
un cuerpo añejo palpita otro cuerpo
Un cuerpo revolucionado.
Detrás de la memoria
Otra vertiente
Un cauce con otro ojo
Sin serpientes, ni hilos que la sostengan

El hijo vuelve

El hijo no vuelve

El hijo, se transforma.



Laura Yasmín.

4 comentarios:

Carmen S. Cohen dijo...

Hola, muy buena pluma felicitaciones

fulano/martínvillarroel dijo...

fa!

Pablo Martin Favilla dijo...

Muy hermosas tus poesías. Son muy ricas. Tenes mucho talento en esto. Yo siempre quise escribir, pero no es mi fuerte. Eh escrito más que nada cuentos (no es por soberbia pero era del curso el que mejor escribía ajajaj) y mi problema es que quería que la gente vea lo que yo me imaginaba. Y entonces escribía de una manera muy detallada y descriptiva. Es por eso, es más que obvio, que esa es la razón por la cual mi gran amor al arte se desembarca más en la pintura, la escultura y todo lo visual. La verdad es que es muy hermoso tu blog. Y quiero que veas el mío donde publico mis obras. Bairesfantastico.blogspot.com
¡Adiós, gracias y mucha suerte!

JUAN JES dijo...

Un manantial poético notable, un manantial de letras y de luces.