26/1/14

Sombras



Sombras

Sombras que fueron tormentas

Sombras de espaldas que se cruzan en cruz

Carne de tu sombra

No soy mía

Sólo gota de tu dejar

Un reflejo de una caída

Un empañado cachete frío

Cuerpo demarcado por un adiós no dicho.

Tu mirar dejó en mi mirar

El contemplar de los espejos

Más profunda y triste que ayer,

Como un laberinto que no se encuentra a si mismo.

No-poeta

No-mujer

No-hombre

Más que nada, tal vez.

Sombras.
Y nada más.

Como el eco que deja la melodía tras marcharse los amantes de la habitación de un hotel

Un murmullo anciano

Un lenguaje extraño

De idiomas muertos

Que viven en la sangre.

Sombras,

No te pedí más de que lo pudiste dar.

No te di más de lo que quisiste de mí.

Entre nosotros, estoy yo.

Entre nosotros, queda la música

Que quiere cantar las mañanas,

Y no se atreve,
Y no se atreve.


Laura Yasmín Kisielewsky

2 comentarios:

Gustavo dijo...

Hola Laura como andas tanto tiempo. Me alegra saber que vos también escribis, y lo haces bien! Y a veces pasa. Hay cosas que no son para siempre. Habra que hacer un alto y seguir por otra ruta. No hay otra. Bah no se, al menos es lo que me parece a mi. Porque si uno vive de recuerdos, lamentándose no va a lograr nada, solo amargarse y deprimirse.
Te mando un abrazo y feliz comienzo de año

Laura Yasmín dijo...

Hola Gus! Me alegra recibir noticias tuyas. Gracias por tu comentario. Creo que cuando uno puede metaforizar y crear belleza, el pesar se transforma en una rosa, un diamante, un rubí, una canción o tal vez en luz.
Vos cómo estás?

Saludos, Laura